"Hay hombres que luchan un día y son buenos, otros luchan un año y son mejores, hay quienes luchan muchos años y son muy buenos, pero están los que luchan toda la vida, y esos son los imprescindibles" Bertol Brecht

Acabas de ingresar en una página, supongo que por error, 

donde el pensamiento nos regala de todo un poco  

(más "un poco" que "de todo" pero es lo que hay)

 

 

La mayor virtud de este sitio son sus enlaces. Como bien dijo Ortega y Gasset, o tal vez se olvidó de decir, yo soy yo y mis links. ¿Para qué volver a subir lo que ya se encuentra en la red?. Si bien no es un buscador, es un cuidado redireccionador. Lo único original, si es que así puede llamársele, serán mis escritos, producciones, y demás cosas interesantes que tenga ganas de comunicar y dar a conocer a través de esta página. Cualquier aporte será bien recibido en casi todos los casos. Disfruten de la página.

 

Agregar esta página a FAVORITOS

Para la realización de esta página tuve que ejercitarme en el arte de la elección. De alguna manera tuve que elegir qué categorizar en el menú, qué gráficos poner, qué textos subir, qué enlaces agregar, qué letra, tamaño, color, diseño, ubicación, contenidos, formas... Sin embargo, dice Dolina, “cuando se ejerce el privilegio de desechar, cuando la colección es voluntariamente incompleta, entonces ya se ingresa en un distrito artístico. Todo arte es elección”. Escribir esto significa abstenerse enérgicamente de escribir cualquier otra cosa. Citar un texto significa no citar la totalidad de los textos restantes (al menos en ese momento). Un sí trae aparejado infinidad de no, y agrega nuevamente Don Alejandro, “cualquier conducta lleva implícita una renuncia a otra conducta posible. El que se dirige al norte ha renunciado al Sur, al Este y al Oeste. El que toma mate amargo ha renunciado al azúcar y el que lo toma dulce ha renunciado a la amargura. Vivimos renunciando, aunque no lo sepamos”.

Borges dijo que “el concepto de texto definitivo no corresponde sino a la religión o al cansancio”. Como decía Valery: “la obra nunca se acaba, se abandona”. En este caso, la página nos permite una actualización, reformulación, constante.  Estoy condenado a una obra que nunca termina, que a cada instante se está reinventando, que me carcome por dentro, que me hace vivir el sufrimiento del artista. Cito nuevamente al oriundo de Baigorrita: “En rigor, no puede hablarse del placer de la creación artística, porque esta creación no siempre es placentera y la mayoría de las veces está rodeada de una penurias tales que es necesario un enorme valor para evitar el desaliento”.

                                                                                  Javier E. Giangreco

 Sitio en permanente construcción


                                                                   

Creada, Diseñada y Mantenida por Javier Esteban Giangreco