A Mary, el amor de mi vida (y de mi muerte), musa inspiradora de estos escritos y otros tantos que, por torpeza intelectual, aśn no pude escribir.